Beautiful young woman eating salad over black background.
0

La alimentación es una pieza clave en el rendimiento deportivo. Sin una dieta adecuada, la actividad física no sirve de nada. El cuerpo se fatiga antes durante el entrenamiento y tarda más en recuperarse. Como monitor, no necesitas ser un experto en nutrición deportiva, pero sí debes conocer las nociones básicas.
Hay muchos mitos en torno a la alimentación que debe tener un deportista. Por eso vamos a darte algunos consejos de nutrición para entrenadores de fitness.

¿Cuál es la correcta nutrición para el entrenador deportivo?
A diferencia de lo que se suele pensar, no hay grandes diferencias entre la alimentación de una persona que hace ejercicio y una que no. Según dietistas y nutricionistas, lo más importante es que se trate de una dieta equilibrada. En todo caso, habrá que variar las cantidades según si realizas más deportes aeróbicos o de musculación.
En toda dieta, además de vitaminas y minerales, deben estar presentes los tres macronutrientes: hidratos de carbono, proteínas y lípidos.

Hidratos de carbono
Los hidratos de carbono son el combustible principal del cuerpo. Aportan energía y mejoran el rendimiento deportivo.
Dentro de los hidratos, hay dos tipos:
Carbohidratos simples: Azúcares. Se obtienen de dulces y harinas blancas, pero también de la fruta o la leche. Si no se utilizan inmediatamente, se almacenan como grasa.
Carbohidratos complejos: Presentes en cereales y harinas integrales, y en menor medida en legumbres, verduras y hortalizas. Al consumirse no se convierten en grasa, sino que pasan al hígado y a los músculos en forma de glucógeno. Su función es servir como reserva para ejercicios de larga duración y alta intensidad.
En medio del entrenamiento, los carbohidratos simples que hayas consumido una hora antes de iniciar el ejercicio se quemarán primero. Luego tu cuerpo recurrirá a las reservas de glucógeno. Por ello, los carbohidratos deben estar entre el 60 y el 70% del volumen total de tu dieta en periodos de entrenamiento.
Si te faltan carbohidratos durante la práctica deportiva, acabarás fatigado más rápido. Para evitarlo puedes consumir hidratos simples mientras entrenas, en forma de barritas energéticas o fruta.

Proteína
Su presencia es imprescindible para que el músculo crezca al ejercitarlo. Pero su ingesta debe ir acorde a lo que tu cuerpo necesite: no por tomar más proteínas vas a desarrollar más musculatura.
En entrenamientos con fuerza suave, basta con que consumas entre 1,1 y 1,3 gramos por cada kilo de peso. Si tu rutina es de alta intensidad, este nivel puede ascender hasta los dos gramos por kilo.
A veces, es difícil incluir un nivel tan alto de proteínas en una dieta equilibrada. En estos casos puedes complementar tu nutrición con ayudas ergogénicas de alto contenido proteico. Las encontrarás en cualquier tienda de suplementos deportivos.

Lípidos o ácidos grasos
Tu necesidad de lípidos dependerá en gran medida de los tipos de deportes que practiques. En actividades de baja intensidad, el cuerpo gasta hidratos y grasas al mismo nivel. Si practicas deportes de resistencia, tendrás un mayor gasto de estos macronutrientes.
En general es suficiente con que ocupen un 20% de tu alimentación diaria, salvo casos excepcionales. Las grasas más sanas son las que vienen de fuentes vegetales, como el aceite de oliva y los frutos secos.

¿Conocías estos consejos de nutrición deportiva? ¿Cómo está organizada tu dieta? Déjanoslo en los comentarios.

Entradas relacionadas